Nos quedaremos en 299, por que el 300 no quiere Entrar


A Palermo se le sigue negando el gol 300 de su carrera. Bologna le tapó ayer un cabezazo terrible. Se viene un clásico para él: el Lobo.
Con la izquierda. Con la derecha. Con la cabeza (desde luego). Con la muleta. El Loco se acostumbró (y nos acostumbró) a marcar. El Loco acostumbró también a los hinchas de Boca a andar con un fibrón en la mano tachando esa célebre bandera llamada el “Palermo Countdown”. Es que Martín vive de eso, del gol. Vive rompiendo redes y récords. Los números, y los arqueros que lo han sufrido tanto, dan fe: suma 299 gritos en su carrera, contando la época pelilarga en Estudiantes, los años del flequillo oxigenado en Boca, contando también su accidentado paso por España, la Selección... Ahora, el bueno de Martín hace tres partidos que no marca. Su último tanto fue en el 2-1 ante Arsenal, de la fecha 15. Después vino la derrota 1-0 con Newell’s, la victoria 1-0 con Quilmes y el empate de ayer sin tantos. Y ayer, justamente, tras un centro schelottiano de Mouche, Martín tuvo el ansiado gol 300 en ese cabezazo al ángulo que le sacó Bologna, en lo que fue la mejor atajada del arquero en todo el partido (después se lo vio algo dubitativo).
Pero a no desesperar. Lo saben los hinchas y, lógicamente, lo sabe Palermo.
Para colmo, la próxima fecha no será un partido más en la historia de este goleador: se viene Gimnasia La Plata, un clásico aparte para el Loco, y un clásico rival que sufre mucho al Loco: el Lobo es, junto con Colón, el equipo al que más goles le marcó en su carrera (14). ¿Será el rival al que le haga el demorado gol 300?

0 comentarios :